20 de Junio - Día de la Bandera Argentina

jueves, 7 de agosto de 2008

El Colegio del Uruguay y "La Fraternidad" - Héctor Cesar Izaguirre

OBJETIVOS DE URQUIZA AL FUNDAR EL COLEGIO
En nota de Urquiza a Larroque -Paraná, 18 de junio de 1855, el fundador señala algunas pautas motivadores: a) que en el Colegio se forme el mayor número posible de alumnos de todas las provincias, b) esa formación redundará a favor de las provincias y la república, debido a la uniformidad en la educación, ideas y principios que allí se adquieran. Pero los afanes de Urquiza suponían generar un establecimiento singular con aspiraciones y logros de nivel universitario, tal como lo sugiriera Cuyás y Sampere.

En torno del afán educativo de Urquiza y el rol gravitante de Larroque, su alcance e importancia, señala al respecto el ex alumno y ex Rector José Benjamín Zubiaur: "Mientras las masas afilaban de nuevo sus lanzas o se despedazaban en luchas fratricidas, era necesario preparar la clase dirigente, saturándola de principios modernos, para que, practicándolos y predicándolos, se despertase en las muchedumbres la necesidad de conocerlos, hasta que la escuela primaria, la inmigración y el predominio de los principios económicos los encarnasen en la conciencia pública".

Según Zubiaur la misión del Colegio era forjar un núcleo de dirigentes, impregnados de liberalismo, destinados a asumir la conducción del país.

Francisco Barroetaveña, tan ligado después a los inicios de la Unión Cívica de la Juventud y Unión Cívica Radical, más tarde, y autor de célebre convocatoria, publicada por "La Nación" el 20 de agosto de 1889 con el título de "Tu cuoque juventud" (En tropel al éxito)" en la que se increpaba a la juventud juarista que por entonces rendía homenaje a Juárez Celman, ese mismo Barroetaveña afirmaba del Colegio en su 75° aniversario con marcada vehemencia: "El Colegio del Uruguay fue antídot contra esas calamidades: el analfabetismo, a la educación fanática, a la ignorancia generalizada opuso la cultura, la difusión escolar, la enseñanza industrial, la tolerancia y la fraternidad; a la opresión de las montoneras, a las rivalidades interprovinciales, opuso la ley, el respeto al derecho y a la vida, la comunidad y el compañerismo de estudiantes de todas las provincias y países limítrofes, al espíritu de desorden, de rebelión y de arbitrariedad, inculcó el respeto a las gerarquías, a la magistratura, a las fuerzas legítimas de los gobiernos, para asegurar la pas, la justicia y las garantías individuales; al obscurantismo colonial, al fanatismo religioso, opuso la instrucción laica, la tolerancia filosófica; a las tropelías y vejámenes antepuso la franqueza y el valor moral para combatir todo lo indigno (...)".

En otra colaboración al Número de Homenaje se incluyó "Una Proclamita" en la que el autor, parafraseándose, aunque con muy otro tono e intención, convocó a los ex alumnos para celebrar jubilosamente las "bodas de diamante del Colegio".

"Soy Roca" de Félix Luna supone, como el autor lo asevera, una recreación libre de la vida y obra de Julio Argentino Roca, con asidero documental, que puntualiza, al culminar esta original aproximación. Al aludir al Colegio, Félix Luna, con la guía confesau de la "Historia de C. del Uruguay" de Oscar Urquiza Almandoz, pone en boca de Roca estas palabras: "Ahora se está dando en hablar de una generación del 80. No sé si es para tanto, porque más que una generación los que ejercitamops el poder desde 1880 o tuvimos predicamento en la opinión pública no seríamos más de doscientos en todo el país: gobernantes, militares, políticos, periodistas, literatos, profesores, gente de acción o pensamiento que veníamos de una formación igual, hablábamos el mismo lenguaje y reconocíamos idénticos objetivos. Tenga presente que de años atrás funcionaban posiblemente bien algunos organismos que formaban camadas de hombres según modelos similares: me refiero a los colegios nacionales -sobre todo de C. del Uruguay y Buenos Aires- las universidades y el ejército. Quienes salían de esas grandes fábricas llevaban el sello ideológico invariable: eran liberales, admiraban el pensamiento de Alberdi, aborrecían la anarquía y el despotismo, creían en las virtudes de la educación, deseaban abrir el país a los capitales, los hombres y las ideas del exterior, para colocar a la Argentina en el ritmo del progreso contemporáneo"

La obra de Izaguirre nos permite, y nosotros lo asumimos como "Fraternales", memorar el cuño del Histórico Colegio y nuestra "La Fraternidad".


No hay comentarios.:

Homenaje al Ingeniero GUSTAVO TORRESÁN (f), hijo del Fraternal Jorge Torresán

Buscar en este Blog, Enlaces, Internet...

Etiquetas

Etiquetas