20 de Junio - Día de la Bandera Argentina

viernes, 13 de julio de 2007

DÓNDE FUNCIONÓ INICIALMENTE "LA FRATERNIDAD"? por Héctor Izaguirre

Dónde funcionó inicialmente “La Fraternidad”?
Por Héctor Izaguirre

El primer local utilizado, de techo pajizo, como aquel lejano de Jordana, estaba ubicado en calle Tibiletti y 9 de Julio. El segundo, en sitio no precisado, bajo la dirección de Martiniano Leguizamón, por el que se pagaban 24 pesos mensuales (4 de abril de 1880). El tercer edificio estaba situado en la calle Florida (hoy Alem) entre Buenos Aires y Entre Ríos (hoy Sarmiento y Alberdi. Presidencia de Alfredo parodié Mantero (1882). Boschetti, Mallea, Pág 37/ 38).
Sagarna señala al vocal Juan M. Seró como quien propuso la necesidad de casa propia. En 1885 se emitieron 4000 acciones a $ 500 cada una, amortizables trimestralmente para tal fin. El Gobernador se suscribió con 1000 acciones. Señala Sagarna que la mayoría de los suscriptores de esas acciones no cobraron ninguna cuota de amortización por lo que suyo supuso una donación encubierta. Incluso señala que su antiguo profesor, el Dr. Alió, le entregó una considerable cantidad de acciones como recuerdo, ya que no pensaba cobrarlas. (Sagarna 62) . La piedra fundamental se colocó en febrero de 1888 (Presidencia del Dr Ugarteche) y, contradiciendo tradiciones nativas en torno de piedras fundamentales inútiles o demoradas, el edificio fue entregado en diciembre de 1889, lo que significó una posibilidad mayor de expansión, servicios y actividades. “La casa color de tormenta” como la llamó el ex interno y poeta Arnaldo Calveyra se alzaba majestuosa en céntrica manzana de Concepción del Uruguay.
Quienes fueron los primeros protegidos?
Según recuerdos de Zubiaur (“El Investigador”, 1887), en un primer momento fueron dos los protegidos. A diez años de la fundación, uno había fallecido y el otro estaba por recibirse de médico. Al año siguiente ya ellos eran seis. Por tal razón, Zubiaur estimaba que ese sistema de los primeros tiempos no podría mantenerse cuando los protegidos fueran más. Quiénes eran esos “protegidos” o fraternales iniciales?. En el libro de Mallea – Boschetti no se ,los menciona pues, según aclaración, se ha perdido el primer tomo y se desconoce esa información hasta 1904. Sin embargo a través de un listado enviado por el Dr. Luis esteva berga al Presidente del C.D. Dr. Daniel Elías se ha podido rearmarlo no solo desde 1877 hasta 1904 sino hasta 1926 por lo que hay un período con dos testimonios (1904-1926). Esta documentación obra en poder de las autoridades fraternales.
No hay coincidencia entre esta lista y los recuerdos de Zubiaur ya que para 1877, la lista alude a tres fraternales (Antonio Alvarez, Félix Loza y Eliseo Vivanco). En 1878, dosmás: Bartolomé García y Félix Pujato. En 1880, según el mismo testimonio, ingresan cinco al sistema de protección: Eladio Arrieta, Juan M. Courreges, Fermin Gallardo, Cecilio López y Florentino Ríos. Y para 1881, Prudencio Clariá. Al año siguiente, como afirma Zubiaur en artículo publicado en 1887 en la Revista “El Investigador”, dirigida por Benigno T. Martinez, se echaron las bases del proyecto de la “Casa de Internos” la cual, asevera Zubiaur, “además de albergar a los directamente protegidos por la sociedad, en calidad de becados y medio becados, suministra casa y comida y hace estudiar diariamente a los pensionados, es decir a los hijos de familias pudientes que, mediante la módica mensualidad de dieciocho nacionales siguen sus estudios en el Colegio Nacional, sujetándose al régimen establecido en dicha casa. Este régimen es realmente fraternal, afirma Zubiaur, ya que la única autoridad ajena es el Director, nombrado por C. D. Los demás empleados, celadores, ecónomos, bibliotecarios, etc, son los mismos becados o pensionistas”. La necesidad de casa propia fue haciéndose más imperiosa ya que, siempre según Zubiaur, en 1885 los protegidos y pensionados llegaron a 90, por lo que debió albergárselos en dos casas que estaban a tres cuadras de distancia. Y para ekl año previo al artículo, 1886, Zubiaur alude a 84 internos, de los cuales 30 eran protegidos por “La Fratwrnidad”.
El rendimiento escolar debió ser una de las razones para que familias pudientes enviaran allí sus hijos. Ugarteche, citado por Zubiaur, señala a 78 internos que rindieron 673 exámenes, de los cuales 136 de ellos alcanzaron sobresaliente, 173 distinguidos y solo 53 reprobados. Cifra elocuente que debió superar con creces a la de los externos de la misma época.

No hay comentarios.:

Homenaje al Ingeniero GUSTAVO TORRESÁN (f), hijo del Fraternal Jorge Torresán

Buscar en este Blog, Enlaces, Internet...

Etiquetas

Etiquetas