20 de Junio - Día de la Bandera Argentina

sábado, 10 de marzo de 2012

El General Don Manuel Belgrano, por Carlos Horacio BRUZERA


Reproducimos con honda emoción éste artículo escrito por el Confraterno carlos H. Bruzera. Ex Interno de "La Fraternidad y ex alumno del Histórico Colegio del Uruguay "Justo José de Urquiza", de Concepción del Uruguay, Entre Ríos.
(Década del '50...)

 MEDITACIONES SOBRE BELGRANO Y EL PODER LEGO

No hace mucho me planté: no voy a escribir más historia, ya lo hice durante 50 años y  si bien mi misión era ilustrarme e ilustrar, los resultados del segundo intento no fueron muy positivos y bueno, ese fue un buen motivo para no seguir machacando.
General Don Manuel BELGRANO
Héroe de la Independencias
Creador de la Bandera
Pero voy a faltar a la promesa, por lo menos hasta finalizar estas Meditaciones, porque  me rondan  juicios  nescientes sobre la figura de uno de mis Héroes Patrios más amados: el general Manuel Belgrano.
Quisiera  así, a través de  mis meditaciones entregar dentro de mi humilde arte, a quienes lleguen a leer estas escasas líneas, la verdad histórica.
Todo esto porque como decía  el pintor francés Georges Braque: La verdad existe. Sólo se inventa la mentira.
Recuerdo otra hablando de mentiras debido a Juan Ruiz de Alarcón: Que la boca mentirosa/ incurre en tan torpe mengua/ que solamente en su lengua/ es la verdad sospechosa.
Perdonen mis chascarrillos, pero he aprendido que la mayor de las tragedias con una pizca de humor, se digiere mejor.
Empecemos por  donde debemos: con la historia.
Voltaire escribía sobre ella: La Historia es el relato de “Hechos Verídicos”, que se opone a la fábula que narra hechos ficticios. Y agregaba algo que nos interesará: Tener confianza en el poder de la Razón para descubrir la verdad.
Perdónenme pero en ésta materia  se debe citar el pensamiento de los que saben más.
Idea del escocés Thomas Carlyle: La fuerza motriz de la historia universal son las acciones de grandes personajes mediante los cuales Dios interviene directamente en el proceso histórico.
Y aquí, exactamente aquí, es que ingresa el gran personaje, uno de los Padres de la Patria, el general Manuel Belgrano.
Y sucede lo que no debió suceder, que los legos de solemnidad en  este caso sobre la ciencia histórica,  glosan  la crónica y la biografía “permitida” de Belgrano haciendo desaparecer así como así, su condición de general.
Viene en mi ayuda el pensante Michel de Montaigne: Nadie esta exento de decir una tontería; lo desagradable es decirla con solemnidad.
Más grave es este asunto si quien incurre en un acto de ignorancia extrema y solemnidad, es el Poder; la Presidenta de la Nación.
Yo no se si la negación de la condición militar de Belgrano se inscribe en uno de los considerándos de la llamada historia revisionista tan oficializada  hoy en día, o si tras esa negación se esconden proyectos espurios que intentan asentar una especie de valorización  de acuerdo al personaje histórico que pretenden elevar a los altares, para desalojar a los que no comulgan con la idea histórica de ese grupo de poder; no lo se.
Dice la Presidenta que uno de sus héroes  predilectos es el doctor Manuel Belgrano; si asegura esto, significa solo una cosa cierta: ella esta en profundo conocimiento de la vida, obra y pensamiento de Belgrano.
¿Recordará y pondrá en práctica lo que Belgrano decía?. Y lo más acuciante en éste instante: ¿sabrá en verdad quien fue Belgrano?
Nuestros patriotas están revestidos de pasiones, y en particular, de la venganza; es preciso contenerla y pedir a Dios que la destierre porque de no, esto es de nunca acabar y jamás veremos la tranquilidad.
O ésta otra: En vano los hombres se empeñan en arrastrar a su opinión a los demás,  cuando ella no esta cimentada en la razón.
O aun éste: Renuncio a mi sueldo de vocal de la Primera Junta de Gobierno porque mis principios así me lo exigen.
No puedo dejar fuera del tintero  el que sigue: Trabajé siempre para mi patria poniendo voluntad, no incertidumbre; método, no desorden; disciplina, no caos; constancia, no improvisación; firmeza, no blandura; magnanimidad, no condescendencia.
La Señora Presidenta es lega  adelantada en el comprender el significado del general Belgrano en la historia de Argentina; de ser de otra manera no diría lo que dice con total bonhomía.
Unos renglones para llegar a lo que pretendo.
La historia es una ciencia humanista y exacta; humanista por obvias razones de carne y hueso como decía Carlyle y es exacta, porque los acontecimientos históricos sucedieron de una sola manera: Belgrano nació el 3 de junio de 1770 en Buenos Aires, no porque lo quiso la fábula sino el documento certificado.
La historia es una secuela de documentos, pruebas y testimonios a los que el historiador les da vida según su mirada, pero el hecho fue real, incontrastable. Fuera de la documentación “exacta”, lo que queda es fábula o en el mejor de los casos, la tradición y en el peor, ucronías, y lo más fatídico: la mentira.
Veamos: ¿Fue militar Belgrano?. A los documentos vamos:
El 7 de marzo de 1797, se le concede a sus 25 años, el grado de capitán de milicias urbanas de  la infantería de Buenos Aires.
26 de junio de 1806, Participa en la Reconquista de Buenos Aires contra el invasor inglés. Es allí que tiene su bautismo de fuego  intentando infructuosamente impedir a los británicos vadear el Riachuelo. Emigra a la Banda Oriental para no prestar juramento de obediencia al inglés. Después de la victoria se  lo  designa sargento mayor del cuerpo de Patricios.
A raíz de la Reconquista, Belgrano asume su poco entrenamiento militar y, considerando la posibilidad de un nuevo ataque inglés, toma clases en el manejo de las armas.
Escribe en su “Autobiografía”: Tomé clases por si llegaba el caso de un nuevo suceso igual al de Beresford, u otro cualquiera,  de tener una parte activa en la defensa de la patria, porque no es lo mismo vestir el uniforme militar  que serlo.
El 5 y 6 de junio de 1807 participa de la Defensa como ayudante del cuartel
maestre  coronel César Balbiani. Belgrano mereció de su jefe el siguiente juicio:Acreditó su presencia de espíritu y nociones nada vulgares, con el mejor celo y eficacia para la seguridad de la plaza.
4 de septiembre de 1810, es nombrado comandante de las fuerzas militares destinadas a la Banda Oriental.
22 de septiembre de 1810: Se lo designa general en Jefe de la expedición militar a los pueblos de la Banda Oriental, Santa Fe, Entre Ríos y Paraguay.
26 de septiembre de 1810 parte de Buenos Aires para asumir el mando militar.´
Su empeño como jefe de un Ejército, en armar y vestir a su tropa, esta patentizado en una carta que dirige al Presidente de la Junta, Cornelio Saavedra con fecha 31 de enero de 1811: (…) Cuanto menos necesito 1.500 infantes y 500 de caballería para la empresa de la conquista del Paraguay; de los primeros hoy cuento, con los de Rocamora, con armas de fuego, 550;  de los segundos tendré unos 100, inclusa las milicia del Paraná de los que 183 con carabinas. (…) La tropa que vino de esa y la de Rocamora está toda desnuda y es preciso vestirla; mientras ustedes disponen lo conveniente, trato de remediarlo, como puedo, con lienzos el país; pero aun éstos son escasos; no es extraño ni que haya desnudez, después de haber viajado más de 400 leguas, casi siempre con agua; ni la falta de lienzos, porque estos pueblos se hallan en las mayor miseria.
9 de agosto de 1811: Tras la fracasada expedición militar al Paraguay se lo juzga en Buenos Aires, declarándose  que ejerció el mando militar con valor, celo y constancia y restableciéndosele  en los honores y grado de que había sido privado.
Transcribo la carta que el general Belgrano dirige a la Junta el 2 de agosto de 1811 en donde destaca su condición militar y de jefe del Ejército  Expedicionario al Paraguay y pide se juegue su accionar con la justicia debida y se le reponga en su grado militar:
Exmo. Señor, ¿podré persuadirme de ser atendido y mirado como fui, cuando aquellos habitantes, siendo testigos de mis operaciones, así militares como políticas y civiles, me respetaron? (…) Mi propio honor, me provoca a dirigirme a V.E: para que se declare mi inocencia y se me reponga en el grado de Brigadier con que allí se me conoció.
El 9 de agosto de 1811 el Tribunal sobresee en el proceso al general Belgrano en éstos términos: Vistos con lo expresado por el Excmo. Cabildo, alcaldes de barrio y oficiales del ejército del Norte, se declara que el general D. Manuel Belgrano se ha conducido en el mando de aquel ejército, con un valor, celo y constancia dignos del reconocimiento de la patria; en consecuencia, queda repuesto en los grados y honores que obtenía.
13 de noviembre de 1811: Es designado coronel del Regimiento Nº 1, Tercer Tercio de Patricios.
27 de febrero de 1812 El Gobierno de Buenos Aires lo designa comandante en jefe del Ejército del Perú y en esa condición, la de militar, enarbola por vez primera en las baterías del Rosario, la Bandera Argentina. Es decir en buen castellano: crea la Bandera Argentina asumiendo su autoridad como general y jefe del ejército.
En ocasión de su designación, el oficio del Gobierno, expresa: Ha determinado el Gobierno, con maduro examen confiar á  V.S: el mando en jefe del ejército del Norte.
7 de marzo de 1813: Por el triunfo en la Batalla de Salta, el Gobierno le obsequia un sable.
El Bando de fecha 15 de enero de 1813, dictado en el Cuartel General del Tucumán, Manuel Belgrano lo encabeza anunciando sus cargos: Don Manuel Belgrano, Brigadier de los ejércitos de la Patria. Coronel del Regimiento núm. 1º y General en jefe del ejército auxiliar del interior, etc.
Marzo de 1816: Es designado jefe del Ejército de Observación de Mar y Tierra.
3 de agosto de 1816: Es designado  nuevamente comandante en jefe del Ejército del Perú.
Aporto otra prueba irrefutable de la condición de militar de Manuel Belgrano. En la sesión secreta del Congreso de Tucumán del día 6 de julio de 1816, presidida por Narciso Laprida, en que se trató el proyecto de monarquía propuesto por Belgrano, el Acta cita a Belgrano de la siguiente manera: Después rediscutidos y acordados los puntos que  constan del acta pública de este día, el general D. Manuel Belgrano en virtud de la órdenes que se le comunicaron en el anterior,  avisó estar presente.
Lo que sigue mueve a un profundo disgusto por los tamaños olvidos en que el Poder ha caído ¿adrede?.
Carta a Tomás Godoy Cruz dirigida por el general José de San Martín, con fecha 12 de marzo de 1816:
En el caso de nombrar  quién deba reemplazar a Rondeau, yo me decido por Belgrano, éste es el más metódico de los que conozco en nuestra América, lleno de integridad y talento natural; no tendrá los conocimientos de un Moreau o Bonaparte en punto a milicia,  pero créame usted que es de lo mejor que tenemos en la América del Sur.
El general José María Paz, uno de los mayores estrategas argentinos durante las luchas de la Independencia y  en las nefastas Civiles,  escribe en sus “Memorias” sobre el general Manuel Belgrano: El general Belgrano, sin embargo de su mucha aplicación, no tenía, como él mismo lo dice, grandes conocimientos militares, pero poseía un juicio recto, una honradez a toda prueba, un patriotismo el más puro y desinteresado, el más exquisito amor al orden, un entusiasmo decidido por la disciplina y un valor moral que jamás se ha desmentido.
El general Belgrano era pues un empeñoso militar, y a juzgar por lo expresado por el general San Martín, uno de los pocos que podían titularse generales en toda la América del Sur.
En las “Memorias” de Juan Manuel Beruti, al final de los asientos correspondientes al año 1820, escribe:  En este año falleció de hidropesía el excelentísimo señor don Manuel Belgrano, Brigadier general del ejército auxiliar del Perú, sujeto de grandes méritos que hizo a la patria; fue general del ejército auxiliar del Paraguay, quien sacó el yugo español a ésta provincia, después pasó al Perú y ganó las acciones de Tucumán y Salta, contra los españoles, cuyo orgullo abatió, dando gloria a la patria y en cuyo ejército se mantuvo hasta venir a esta capital con este mal.
Recuerdo ahora las palabras de Belgrano: Nuestros patriotas están revestidos de pasiones, y en particular, de la venganza.
Creo, despojado de todo apasionamiento y malestar, que el Poder niega a Belgrano su gloria militar por una escuálida y destemplada venganza a todo lo que huela a ejército.
En ésta Argentina sumida  en la agonía de sus tradiciones históricas más caras, la falsedad, el engaño metido entre las filas de un pueblo ignorante, da excelentes resultados. Están empeñados en crear una nueva historia que se acomode a sus intereses cueste lo que cueste. Pregonan la “Historia de la Patria - Nueva Edición”, en la cual los valores verdaderos necesitan  ser removidos de todas sus burdas entelequias.
Ahora vienen por Belgrano, después…
Pero lo que necesitábamos decir, aclarar, ilustrar, lo hicimos, y era  que Manuel Belgrano fue sin ninguna bastarda duda, militar; un militar a tiempo completo en sus últimos 14 años de vida, de los 50 que vivió.
Fue para nuestro orgullo, un disciplinado general que entrego a la patria dos de sus laureles más brillantes: las Batallas de Tucumán y Salta.
¡Honor al General Manuel Belgrano!


                                                                        Marzo de 2012
                                                                  Carlos Horacio Bruzera


General Manuel Belgrano - Héroe de la Independencia

No hay comentarios.:

Homenaje al Ingeniero GUSTAVO TORRESÁN (f), hijo del Fraternal Jorge Torresán

Buscar en este Blog, Enlaces, Internet...

Etiquetas

Etiquetas