20 de Junio - Día de la Bandera Argentina

jueves, 1 de noviembre de 2007

El Centro Maxit y La Fraternidad.

¿ Emotivos o Prácticos ... ?


"La Fraternidad", como institución social con fines educativos, ha suscitado desde el fondo de su propia historia actitudes y gestos diversos. A través de los años se han formulado apreciaciones, se han propuesto estrategias para corregir situaciones y enderezar el rumbo. Hoy, es inevitable demandarnos una respuesta crítica.

Las interpretaciones se han sucedido continuamente y se ha ido construyendo mecánicamente, libremente, la antinomia emotividad - objetividad, practicidad. Y desde esa percepción se ha opinado, se han emitido juicios valorativos y se han edificado criterios capaces de operar como soporte ideológico, de máxima certidumbre, y así llevar adelante acciones impulsadas por la autosugestión del camino correcto y acertado.Habiendo transcurrido mas de 130 años de la creación de "La Fraternidad", más de sesenta años desde que Bartolomé Vasallo, que "...ya sentía el viento helado de la muerte..." cuando redactó ese testamento por el que lega a "La Fraternidad" gran parte de sus bienes; más de treinta y seis años de la creación de la Universidad de Concepción del Uruguay, bien vale una reflexión , con la mirada puesta por encima del horizonte.
Estamos hablando los "Fraternales", esos candorosos huéspedes de Concepción del Uruguay, de los que que Lorenza Mallea dijo "...Cuántos desvelos, esfuerzos y sacrificios desinteresados desfilan por sus archivos sin otro derrotero que el bien por sí mismo...!"

La Tradición Fraternal es un concepto vivo, dinámico. En el folleto del Centro Maxit ¡ FRATERNALES !!! del 17 de septiembre de 2007 nos referimos a ella. Desde la visión conservadora de la tradición, que ve en ella algo que mantener y acatar acríticamente, dijimos que "...la vitalidad de una tradición depende de su capacidad para renovarse, cambiando en forma y fondo (a veces profundamente) para seguir siendo útil...", enunciado que estriba y se apuntala en un claro espíritu renovador, fuertemente comprometido.No coincidimos con quienes hablan, marcados por criterios reduccionistas, de "carga emotiva" pués lo emotivo es una alteración del ánimo intensa y pasajera... Los "Fraternales" sentimos amor por la Casa, amor por su rico pasado, amor por los años que vivimos entre sus paredes, amor por el futuro de "La Fraternidad" y el amor es compromiso, es entrega sin cálculo...

El principal aporte de Konstantin Stanislavski al teatro es el llamado "realismo psicológico" cuya intención es proyectar de manera más real el mundo "emotivo" de los personajes.El "realismo psicológico" es una fantasía, es producto de la imaginación y es la psicología la encargada de abordar los conceptos. Nosotros, "Fraternales", estamos en la realidad cotidiana u ordinaria, que pertenece al mundo de la Lógica, a lo concreto, sólo a lo que podemos comprender con nuestra razón o con razonamientos adquiridos y normalmente aceptados como válidos.Hemos obervado, hemos evaluado y nada, desde nuestra parte, tendría sentido si no orientamos nuestros esfuerzos al crecimiento cualitativo y cuantitativo de la Institución. Institución que no admite demora, que no admite el apoltronamiento pués ha sido nefasto en la historia de "La Fraternidad".

Los "Fraternales" trajinamos los senderos institucionales sin emotividades, sí con la identidad fraternal, con la Tradición Fraternal, con el compromiso irrenunciable e inclaudicable de velar por el fiel cumplimiento de los mandatos fundacionales, de la reparación plena del Internado, de la vigorización y afianzamiento de la Universidad, en todas las facetas que les son propias. Y una referencia específica al patrimonio urbano y rural de "La Fraternidad", sucesívamente decrecido por causas diversas.

El desenvolvimiento institucional, en sus emprendimientos esenciales, solamente hallará el camino con un gerenciamiento moderno y productivo, adecuando las normas y las actitudes al ciclo que se pretende impulsar.

No vemos espacio para la parsimonia o la morosidad.

Digamos..., con Lorenza Mallea y Luís Bochetti en “Apuntes para la Historia de La Fraternidad” (1977):

“La Fraternidad, como toda obra humana tuvo y “tendrá sus épocas de esplendor y decadencia. Si “existieron estas últimas, siempre se superaron “gracias al fervor de sus “Fraternales”, que uniendo “sus esfuerzos, aún a la distancia, aunaron sus “voluntades y salieron victoriosos, llevando con “tesón, adelante la obra que nació de una “esperanza...”

No hay comentarios.:

Homenaje al Ingeniero GUSTAVO TORRESÁN (f), hijo del Fraternal Jorge Torresán

Buscar en este Blog, Enlaces, Internet...

Etiquetas

Etiquetas