20 de Junio - Día de la Bandera Argentina

domingo, 16 de septiembre de 2007

LA ADOLESCENCIA - niños y jóvenes fraternales

La enseñanza secundaria, segunda enseñanza, enseñanza media, es la que tiene como objetivo capacitar al alumno, para proseguir estudios superiores o bien para incorporarse al mundo laboral. Al terminar este ciclo se pretende que el alumno desarrolle las suficientes habilidades, valores y actitudes para lograr un buen desenvolvimiento en la sociedad.
La Fraternidad, desde hace 130 años es ámbito donde los adolescentes han terminado de modelar su carácter. En sus galerías y patios, en la convivencia cotidiana, han desarrollado y consolidado los valores inculcados desde la infancia en el hogar paterno. En la Casa aprendieron a con-vivir, acrisolaron los conceptos de altruismo y fraternidad, para integrarse a la sociedad como hombres probos.
El mundo en el que vivimos hoy, posmoderno, vertiginoso, impone a los educadores en cada una de las aspectos del proceso educativo, especial atención, para garantizar el cometido fundacional de nuestra Institución. Ninguna corriente modernista, ningún “ismo” debe comprometerlo.
Sabemos en qué medida afecta lo social nuestras estructuras de identidad, nuestro “self”. Hé ahí nuestra responsabilidad pues, sin quererlo, siempre está latente el riesgo de constituirnos en agentes multiplicadores de un modelo negativo y, lo que es verdaderamente grave transmitiendo a los niños y jóvenes los disvalores que lo acompañan.
El nivel de exposición de los jóvenes al peligro que implican el choque cultural, la urbanización, a veces el sentimiento de marginalidad , sin contar con los umbrales de pobreza cuando no indigencia, nos comprometen a la dedicación permanente en este quehacer.
Cuando hablamos de los adolescentes, de la Tradición Fraternal, lo hacemos desde el notable cambio de los estímulos sociales en los últimos años. Estamos inmersos en una sociedad caracterizada por la vertiginosidad del cambio y por el pasaje de una modalidad de expectativas tradicionales, a un mundo laboral regido por la competencia y la incertidumbre. Por ello, decimos también: La rapidez de los cambios nos obliga a un estado de tensión permanente, de alerta, para poder adaptarnos y que los cambios no nos superen.
La red de apoyo afectivo de los internos debemos destacarla, la familia, la dirección y auxiliares del Internado, los docentes, los ex Internos...Nada mejor para moderar el peso de los modelos que ofrecen los medios de comunicación social, especialmente la TV.
La Fraternidad en sí misma es un factor de sostén, prominente y dominante, cuyos depositarios y protectores son las autoridades con responsabilidad directa, el cuerpo de apoyo pedagógíco y psicopedagógico,. Con ellos el Centro Maxit debe mantener fluida comunicación, un feed back dinámico y creativo.
La afanosa búsqueda de la optimización en materia educativa, no debe soslayar
la incorporación de aquellos medios auxiliares y complementarios de la educación.
“...que el mundo de vida de los adolescentes choca cotidianamente con las rutinas pedagógicas de la escuela media; que los objetos culturales de los adolescentes, el mundo que gira alrededor de las tecnologías de la imagen, se encuentran fuera del ámbito escolar y que la institución escolar haría bien en incorporarlos. No solo como un incentivo o como simples motivadores, sino como tecnologías de base y como productores de conocimiento, como lenguajes organizadores de nuestra cultura contemporánea. Como complemento de la tradición letrada que la escuela encarna…”
( De Adolescentes, Consumo Cultural y Escenario Urbano— PABLO URBATIEL y LUIS BAGGIOLINI, Escuela de Ciencias de la Educación, Facultad de Humanidades y Artes, UNR).

“La Fraternidad” forma “Fraternales”: "Escuela del deber, entre sus pilares se aprende la eterna lección de los días en la faena, a veces dura, y en el sosiego del reposo y en la algazara de la juvenil alegría y en el esfuerzo solidario y el ensueño quimérico. Y en su disciplina “establecida sobre las sólidas bases del respeto y del cariño” como diría Zubiaur, se aprende a ser ordenado sin caer en el servilismo y se sabe ser libre sin llegar al desenfreno…”
(Ernesto A. Maxit—Fraternidad -Mayo de 1952)

No hay comentarios.:

Homenaje al Ingeniero GUSTAVO TORRESÁN (f), hijo del Fraternal Jorge Torresán

Buscar en este Blog, Enlaces, Internet...

Etiquetas

Etiquetas