20 de Junio - Día de la Bandera Argentina

lunes, 3 de julio de 2006

El Palacio de Septiembre

Con una síntesis bográfica de Guillermo Wiede y el Prólogo de Arnaldo Calveyra, iniciamos hoy la publicación del Palacio de Septiembre, en fragmentos sucesivos.

Guillermo Wiede nacio en Curuzú Cuatiá, Provincia de Corrientes en 1939, donde cursó sus estudios primarios. Durante su adolescencia transitó los claustros del Histórico Colegio nacional del uruguay, entre 1952 y 1956, residiendo junto a otros jóvenes en el prestigioso internado laico La Fraternidad cuya fundación se remonta a 1877.

Prólogo

"Bienvenidas las páginas de este libro de donde emana la huella siempre fresca de los años "fraternales, las mil y una historias del "Palacio de Septiembre" en el corazón de la ciudad de "Concepción del Uruguay como otra casa mas vasta cuyas puertas permanecían abiertas noche y "día.

"Los apodos, las esperas, la vuelta a la Plaza Ramirez de los sábados, las esperanzas, las flores de "los jardines de la ciudad puestas a contribución en ocasión de una fiesta, metáforas, en verdad, "de esos años increibles -increibles ni bien transcurrido el plazo de los cinco años- los bailes y "aprontarse para asistir a un baile...

"Sin pretenderlo en lo mas mínimo, Guillermo Wiede escribe a partir de una suerte de "sociología entrañable, latente a lo largo de su libro y no es ésta la menor de las dádivas que nos "ofrece; alguien, un día, podrá leer el comportamiento de unos hombres al comienzo de sus vidas "allá por el decenio de 1950, su entrada en el mundo como protagonistas efímeros de una tribu "casi siempre risueña.

"Personajes trabajados desde lo recóndito y aparentemente perdido de la memoria -el buril de "la memoria-, dignos de nuestro recuerdo, tal habrá sido por esos años la cantidad, la calidad de "su entrega al grupo. El Negro López, el doctor Ernesto Maxit, Goyo, el sereno y su mate "inagotable, gracias a su devoción sin fallas al ideal fraternal modificaron nuestro pasado y "nuestro futuro.

"Presencia sin descanso de la forma, magia de cada encuentro, del río Uruguay en todo su "esplendor de caminante, de unas palabras murmuradas para siempre.

"Entre tantas y tantas historias, el lector encontrará -esencia y estructura del "Palacio de "Septiembre"- la historia de una reunión de muchachos recién salidos de la infancia empeñados "en el delicado aprendizaje de convivir. Por ese entonces estábamos lejos de sospechar hasta "donde llegaba el poder de esa palabra y que tal aprendizaje nos habría de llevar la vida entera.

"Permanentemente reunidos en espera activa de ese lugar que por entonces se llamaba el "futuro y del que tanto oímos hablar -ya que el Tiempo más que el celador de guardia era el "encargado de pasarnos lista-, en espera activa de nuestras vidas abriéndose como las flores en "los jardines de la ciudad para un día, inexorablemente, convertirnos en destino.

"Esto sé; cada uno de nosotros era un espejo donde iban a reflejarse los compañeros, cada "compañero, y la ciudad amada.

"Ya queda el libro abierto ante gentiles y creyentes.

"Y gracias les sean dadas a Guillermo Wiede por sustraernos por unas horas al tiempo sucesivo "y devolvernos a esos días en que fuimos inmortales"

Arnaldo Calveyra.

Homenaje al Ingeniero GUSTAVO TORRESÁN (f), hijo del Fraternal Jorge Torresán

Buscar en este Blog, Enlaces, Internet...

Etiquetas

Etiquetas