20 de Junio - Día de la Bandera Argentina

jueves, 29 de junio de 2006

Tomado del website de la UCU - La Fraternidad.

NovedadesAsociación Educacionista "La Fraternidad"
El Decalogo (27-06-06)
Por Ernesto A. Maxit
En oportunidad se me ha atribuído la paternidad del Decálogo Fraternal y por razones que debo explicar he guardado silencioso asentimiento. Cierto que asumir la responsabilidad de estos preceptos que hoy más que nunca plenamente comparto. También lo es que tocóme en suerte darles vigencia como presidente de la Fraternidad, un 14 de Mayo de 1948 y que en cierta medida, colaboré en su estructuración y alumbramiento. Pero la verdad estricta es otra y creo llegado el momento de develarla hasta donde puedo considerarme autorizado. Corrían los primeros días del citado año, cuando me llegó el proyecto de Decálogo Fraternal acompañado de una carta melancólicamente nostalgiosa, toda emoción y gratitud vertidas en una delicada tonalidad lírica, bella pagina de un hijo agradecido, de esos que alguna vez he llamado “los pájaros brumosos”. Era un fraternal de 1947 que traducía su ansiedad de ausente sin retorno en aquel llamamiento casi evangélico para los que vendrían a modo de retribución espiritual por todo el bien recibido durante el lustro que el había vivido intensamente.
La versión primigenia del Decálogo era de una honda vibración poética. Su adolescente autor había dado muestras ya, apenas traspuestos los lindes de la infancia de su privilegiada sensibilidad y un raro don literario en los promisorios balbuceos de una suerte de novela estudiantil con ambiente fraternal. Años más tarde cuando el inolvidable 75° aniversario, nos regaló desde la que Moastronardi llamó una penumbrosa lejanía , “ su poema hondo y hermoso que titulara #¡” Ausente”. Hoy sabemos que hay en el todo un poeta, maduro en la plenitud de su juventud, profundamente, definido.
Quiso, entonces, parasar inadvertido y para el supuesto de que en algo estimáramos los diez mandamientos fraternales, me pidió que no revalara su nombre. “ L a palabra Fraternal – decía – que quiero sentir siempre sobre mí, vale por mil nombres míos”. Y agregaba: “ Como quisiera que Ud. le completara en hondura, en verdad y confianza, y que llegara a servir”.
Cumplí el mandato y guardé silencioso. Pensé que el decálogo debía conocerse, y ojalá penetrara en los espíritus.
Con cariñoso respeto bajé un tanto el tono de su cuerda lírica por hacerlo más asible, cuidando de no herir forma ni alma. Y así vio la luz.
Quiero pensar que los ocho años trascurridos me habilitan descorrer el velo, aún cuando carezco de anuencia para hacer mención de nombres, que ya no haría falta.
Y valga la ocasión para recordar a los fraternasles de hoy que, como entonces se dijera, no encontrarás mayor satisfacción interior “que la de arrostrarlo todo por quien piensa y vive a tu lado como otro hermano”.Y que -enorme verdad- no crean que llegará a existir época que cultive por si sola sus afanes de perfección como estos cinco años. Por ello aquella exhortación: “empéñate de intenso en hallar tus verdades, que cuando todo sea alejamiento te harán sobrada falta”.
Y sobre todo quello de “no es posible “Fraternidad” sin tradición”, que suele tener interpretación desviada. Pudo decirse: no se concibe “fraternidad” sin “Fraternidad” y cabe la redundancia. La tradición auténtica, la ponderable es esa hermandad, que todo aquel que está a vuestro lado -jóvenes fraternales de hoy y de siempre- piensa y vive y sueña como otro hermano y así debéis apreciarlo y así debéis sentirlo, que con ese sentimiento se ensanche el alma y que hay que ir atesorando el espíritu de acciones nobles, reserva de bondades, que... cuando todo sea alejamiento os harán sobrada falta.
PUBLICADO EN “CHÉCALE” N° 24 DEL 4 DE AGOSTO DE 1956.
CENTRO DE FRATERNALES DE PARANÁ16 DE MARZO DE 1996
DECALOGO DEL FRATERNAL
I. No hallarás mayor satisfacción interior que la de arrostrarlo todo por quien piensa y vive a tu lado, como otro hermano.
II. Serás lo suficiente comprensivo como para cerciorarte de que en ningún momento eres indispensable.
III. Llegarás calladamente y tu acción, aunque abnegada y altiva, será tan silenciosa que únicamente el bien que has de dejar hablará de ella y no de tí.
IV. Nunca tornarás como ideal el tornarte cabecilla en una inquietud cualquiera. Aunque llegues a serlo, que ese mérito tuyo enriquezca tácitamente tu persona.
V. No creas que llegará a existir epoca que cultive por si sola tus afanes de perfección como esta. No te turbe la indecisión y empeñate de intenso en hallar tus verdades que, cuando todo sea alejamiento, te harán sobrada falta.
VI. Piensa que ese rencor que te ensombrece y esa discordia que te aleja de tu compañero tienen sus raíces aquí mismo, en este preciso instante y trata de enmendarte decorosamente.
VII. La ambición sin medida que pones en tus sueños, puede llegar a ser valorable y florecer y dar sus frutos, si logra armonizarse con el sentido humano en que deben encuadrarse tus acciones.
VIII. No quieras jamás hacer vanos alardes de superioridad. Si un impulso interior o un estímulo externo, te condujera a ello, la sola palabra FRATERNIDAD debe bastar para detenerse.
IX. Esa estela de tu espiritu, estilo de una sombra perfecta que anhelas dejar luego de estos años, será clara, feliz, penetrante en los otros, si has sabido elegir los matices que la proclamarán fosforecente. Eres tú el forjador.
X. No es posible FRATERNIDAD sin tradición. Recíbela en tu entraña como un don de los años, y esfuérzate por que no se torne vulgar, vacía de espíritu, descolorida y fría, ni se disipe esterilmente en el tiempo.

Paraná 29 de Mayo de 2006
Sr. Presidente de la Asociación Educacionista “La Fraternidad”Dr. Hector Sauret
Estimado Chacho:
Quiero destacarte que me resultó sumamente grato ver a La Frater tan cambiada en cuanto a las obras nuevas que se pueden apreciar, fiel reflejo de una eficiente administración.
Son mis mayores deseos de que la Universidad siga progresando, de lo cual no tengo dudas que así será, puesto que el espíritu fraternal que todos han puesto, tanto los vecinos de C. del Uruguay como los fraternales, ha logrado que esta hermosa obra educacional siga perdurando a lo largo de tanto tiempo.
Por último, y como en oportunidad de los actos del 14 en algun momento mencionabas al Dr. Ernesto Maxit como autor del Decálogo del Fraternal te envío un artículo que publicamos en “Checale” en aquellos tiempos en que fuí interno de “La Fraternidad” relativo a la autoría del Decálogo. Obviamente que esto es a título ilustrativo y no posee ningún ánimo de crítica.
Un afectuoso saludo y fuerte abrazo.
Negro Altamirano

Homenaje al Ingeniero GUSTAVO TORRESÁN (f), hijo del Fraternal Jorge Torresán

Buscar en este Blog, Enlaces, Internet...

Etiquetas

Etiquetas