20 de Junio - Día de la Bandera Argentina

sábado, 17 de marzo de 2007

Homenaje a Ernesto Alejo Maxit

INOLVIDABLE
Para los confraternos del "Centro Maxit"
  • Le debía el homenaje
  • de mis versos al maestro
  • que llenó de luz el alma
  • de los muchachos fraternos,
  • con su vida transparente
  • sin máscaras ni secretos
  • y nos enseñó a ser libres
  • en las aulas del Colegio
  • que Justo José de Urquiza
  • eligió como heredero.
  • Hace rato que partió
  • hacia el tiempo del silencio
  • y me acerco a su memoria
  • con el temblor del respeto
  • y la gratitud en flor
  • que anda corazón adentro.
  • Ernesto Alejo Maxit
  • y está como de regreso
  • pintado por estas manos
  • con el pincel del recuerdo.
  • Miradlo entre sus alumnos,
  • del ágora al ateneo,
  • rodeado de juventud
  • como un filósofo griego,
  • con su moñito románticod
  • de mariposa en el viento
  • y en la solapa el clavel
  • de lírico caballero.
  • Sembraba desde su cátedra
  • consagrada al pensamiento
  • y como un rollo de luz
  • entreabría los sucesos
  • de la historia universal
  • para mostrar desde adentro
  • el meollo palpitante
  • de cada acontecimiento.
  • predicador idealista
  • con alma de misionero,
  • se enfrentó a los desafíos
  • montado en su clavileño,
  • dispuesto a arriesgar la vida
  • por la patria y por el pueblo.
  • Con sutil sabiduría
  • Nos señalaba el sendero

  • Para seguir a Descartes
  • y no al Napoleón guerrero
  • a Sócrates y a Jesús
  • y no a los aventureros.
  • Era un joven profesor
  • que tuvo rango de emérito
  • cuando el poder sin razón
  • lo cesanteó por decreto
  • y con razón volvería
  • como rector del Colegio
  • apenas la democracia
  • recuperara el aliento.
  • Con molde sanmartiniano
  • y la marca de Sarmiento
  • mnos legó a los fraternales
  • su decálogo de sueños,
  • en armonioso equilibrio
  • del deber y el sentimiento.
  • Era uno mas del conjunto,
  • el dilecto compañero
  • que presidía La Frater
  • y parecía un interno,
  • con el diálogo fecundo
  • entre mates y consejos.
  • Si la nostalgia apretaba
  • a los fraternales nuevos,
  • acercaba su ternura
  • como un bálsamo del cielo
  • para restañar la ausencia
  • del arrumaco materno.
  • Adicto a la buena música,
  • entre clásico y tanguero,
  • juntaba a Troilo y Beethoven
  • y alhajaba el cancionero
  • con las alas del folclore
  • en las galas de Florencio.
  • Nos dejó en su “Veriluna”
  • el testamento poético
  • con la frágil melodía
  • que regresa en estos versos,
  • para cantarle en un chócale
  • la alegría del reencuentro...
  • Jorge Enrique Martí

Homenaje al Ingeniero GUSTAVO TORRESÁN (f), hijo del Fraternal Jorge Torresán

Buscar en este Blog, Enlaces, Internet...

Etiquetas

Etiquetas